¿QUÉ PATÍN DE FREESKATE NECESITO?

Vamos a intentar dar un poco de luz en todo este asunto y vamos a comenzar contando que existen numerosas marcas en el mercado del patinaje con distintas calidades, ventajas, distinta horma…

Hoy vamos a hablar de los patines de 4 ruedas.

Este tipo de patines son algo más estables que los de 3 ruedas y un poquito más polivalentes para poder hacer rutas, saltos, derrapes, estar en una pista o salir a callejear por la ciudad.

Para aclarar un poco todas estas cuestiones vamos a ir recorriendo partes importantes de un patín a la hora de escoger unos u otros.

Las ruedas

Vamos a comenzar por la parte más baja de los patines; normalmente, los patines de 4 ruedas suelen ser de 80mm, aunque podemos también encontrar algunos con 76mm o de 84-90mm.

Las ruedas de 80mm son un tamaño ideal para realizar todo tipo de técnica. Cada marca de patines, monta distintos tipos de ruedas, con distintas calidades de goma y durezas.

Para un uso de calle, durezas desde 82A hasta 88A sería idea, siendo de 82A las más blandas (agarran más, pero se desgastan más fácilmente), y 88A una dureza que empieza a usarse para derrapes o para personas que pasan largas horas patinando (estas ruedas tienen mayor durabilidad pero menor agarre). Si quieres ver distintos tipos de ruedas de freeskate pincha aquí

Los Rodamientos

Si seguimos subiendo por el patín, lo siguiente importante que vamos a encontramos son los rodamientos de los patines. Existen distintos tipos de rodamientos, y dependiendo del fabricante nos vamos rodamientos más resistentes o que tarden más en girarse. En líneas generales podemos quedarnos con que, un rodamiento cuando más alto tenga su número será mejor (un ABEC 5 es mejor que un ABEC 3 pero inferior a un ABEC 7. De esta forma, si tenemos dos patines de calidades similares pero uno con un ABEC 7 y otro con ABEC 9, podríamos decantarnos por el modelo de ABEC 9.

Las guias

El tipo de guía que tenga un patín también será un elemento muy relevante si le vamos a dar un uso intensivo con saltos, o si el patinador/a tiene un peso más elevado. Las guías suelen ser de aluminio ya para este tipo de patines; fíjate en los refuerzos que tiene la guía, o pregunta cómo está construida la guía (si uniendo dos planchas de aluminio, o es aluminio extruido, de una sola pieza).

Las botas

Si nos centramos en la bota del patín estaremos, posiblemente, en uno de los componentes que más tenemos que tener en cuenta. Los patines deben apretarnos al ponerlos, pero no deberían hacernos daño. Si esto nos sucede, es posible que esa horma de patín no sea la más adecuada para nosotr@s.

Dependiendo de la marca, nos iremos a botas más estrechas o más anchas, más rígidas o más flexibles en caña. Puedes consultarnos en nuestro chat online sobre las hormas de los distintos modelos para que demos con el patín que mejor se adapte a ti.

Dentro de las botas, podemos ver distintos componentes, como los botines que pueden ser de foam o de gel (los de gel suelen ser termomoldeables aunque al tacto algo más duros). Los botines de foam suelen sentirse más acolchados al meter el pie, y con el uso van cogiendo nuestra forma al menos en parte. Si vemos otras partes del botín, podemos encontrarnos con cierres de velcro, o cierres micrométricos. Los cierres micrométricos son siempre superiores y agarran muchísimo mejor que el velcro.

Descubre todo nuestro catálogo de ruedas
La elección de los rodamientos para patines adecuados es de vital importancia
Producto añadido a favoritos